Tratamientos Corporales

Lipo Cell CRIO

Lipo Cell CRIO

La criolipólisis es un procedimiento dermatológico no-invasivo para la eliminación de grasa corporal mediante la aplicación de frío. Es un dispositivo con forma de placa que se aplica a la piel enfriando los adipocitos (células grasas). La aplicación de frío las descompone gracias a la lipolisis. El procedimiento puede ser una alternativa para la liposucción, con la diferencia de que no es invasivo y no supone riesgo para el paciente.

La criolipólisis no invasiva para reducción de grasa subcutánea no afecta los niveles lípidicos. Es un nuevo método no invasivo para reducir la capa de grasa el cual ha mostrado reducir significativamente el grosor de la capa de grasa sin dañar la piel u otros tejidos circundantes. Los adipocitos sufren una lesión fatal denominada apoptosis, muerte celular programada.

Los estudios clínicos mostraron que el enfriamiento no invasivo para iniciar la muerte de los adipocitos lleva a una reducción en el grosor de la capa de grasa lo cual es evidente en mediciones con ultrasonido y es visible al ojo humano.La pérdida en volumen del tejido adiposo ocurre gradualmente a través del tiempo una vez que los adipocitos son removidos a través de un proceso inflamatorio que alcanza su pico 2 ó 3 meses después de la exposición al frío.

[arriba]

TAPING: Cintas aplicadas a la estética.

TAPING

Novedoso método para el tratamiento de, EDEMAS, CELULITIS y ADIPOSIDAD.

¿ Qué es TAPING ?

Es un vendaje elástico resistente al agua y de secado rápido. Cuando se pega la cinta, las pequeñas circunvoluciones (ondeado) que se forman, hace que la piel se levante. Esta acción genera mas espacio, libera presión y mejora el fluido de los líquidos en los tejidos subyacentes, permite un mayor drenaje de la linfa estancada, y al movilizarse la persona se ejerce un efecto de bombeo que estimula la circulación linfática las 24horas.

[arriba]

Ultracavitador

Ultracavitador

Se trata de una tecnología de Remodelación Corporal basada en la aplicación de ultrasonidos de nueva generación de Alta Potencia, 10 veces superior a la tradicionalmente usada en estética.

A diferencia de los anteriores equipos de ultrasonidos, se utilizan frecuencias de mayor penetración, con mayor capacidad de compresión y de menor efecto térmico. Con esto se consigue generar campos de cavitación estable, lo que provoca la creación de micro burbujas de aire de forma continua y controlada lo que permite mayor capacidad y efectividad. Las burbujas así creadas, acumulan energía hasta implosionar. Al recrear este fenómeno en el agua contenida en el líquido intersticial del tejido adiposo, las células adiposas son expuestas a una sobrepresión tal que provocan la separación de paquetes en los nódulos grasos y la ruptura de la membrana o paredes celulares, buscando la partición selectiva e incruenta de la célula adiposa.

Su aplicación es confortable, indolora, no invasiva, no requiere anestésicos ni inyecciones acuosas. Es apto para todo tipo de piel. Se usa para tratamiento de adiposidades localizadas y celulitis. Los resultados se hacen evidentes en las primeras aplicaciones y mejora progresivamente la calidad de la piel y luego se evidencian cambios en la celulitis y adiposidades localizadas.

No tiene efectos adversos que impidan al paciente continuar con su vida habitual.

[arriba]

Ultrasonido

Ultrasonido

La acción ultrasónica sobre los tejidos produce un micro masaje celular y molecular con especiales efectos terapéuticos, particularmente en celulitis y adiposidades localizadas. Este método induce a la vasodilatación y mejoramiento del metabolismo del tejido adiposo, reestableciendo la microcirculación notablemente afectada en la celulitis, importante efecto antiedematoso, aumentando el drenaje linfático, aumenta la permeabilidad de la piel permitiendo el uso apropiado de sustancias medicamentosas y presenta un potente efecto trófico y antiinflamatorio. Es muy útil como complemento de otros tratamientos estéticos.

[arriba]

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un sistema que produce calor, actúa estimulando las fibras de colágeno que por acción del mismo se retraen, estirando la piel, logrando un efecto rejuvenecedor de la misma. Se puede realizar en todo tipo de pieles, tanto en invierno como en verano y no requiere ningún tipo de reposo.

Es un tratamiento ambulatorio que se realiza en consultorio. Después de las primeras sesiones se comienza a ver una mejoría en la calidad de la piel y como se va tensionando tras estimular las fibras colágenas.

Las áreas de tratamiento corporal son muslos, piernas, glúteos, brazos y abdomen.

La radiofrecuencia es un modo seguro, clínicamente probado para reafirmar, contrnear y mejorar la textura de la piel, lo que sucede naturalmente a través de la estimulación del propio colágeno. El sistema es apto para tratar desde una pequeña zona hasta una gran área.

La duración de la sesión depende del área a tratar, puede variar de 30 minutos a una hora. Se deben realizar de 6 a 8 sesiones con intervalos de 20 a 30 días según la RF a utilizar. En las primeras sesiones se empezaran a evidenciar los primeros cambios, piel más suave, firme y luego efectos en el contorno corporal.

Se puede usar solo o asociado a otros tratamientos como ultracavitador, mesoterapia, electrodos, mantas térmicas, etc.

[arriba]

Presoterapia Secuencial

Presoterapia Secuencial

Esta técnica es ampliamente utilizada y reconocida en celulitis, medicina estética y trastornos circulatorios como várices y edemas de distintos orígenes.

La Presoterapia Intermitente, más comúnmente conocida como “Botas”, es un masaje mecánico que consiste en la compresión y descompresión extrínseca de los miembros superiores o inferiores. Este procedimiento ayuda a retornar hacia los capilares sanguíneos el líquido acumulado en los tejidos, realizando de esta manera una especie de barrido de la circulación venosa hacia el corazón, dejando luego de su aplicación una sensación de “piernas más livianas”. Está indicado para tratamiento del edema de origen venoso, prevención del síndrome varicoso, celulitis, Grados I y II, síndrome de piernas cansadas.

[arriba]

Mantas térmicas

Mantas térmicas

La aplicación de mantas térmicas es un método muy eficaz en el tratamiento de celulitis y adiposidad localizada. Actúa aumentando la temperatura interior, suficiente para disolver paulatinamente la grasa interna acumulada y produciendo una notable vasodilatación, dilatación de poros, oxigenación y revasculariza la zona en que se aplica y además reafirma los tejidos evitando la flacidez al desaparecer la grasa. Posee además un efecto antiinflamatorio y antiedematoso.

El principio de acción de la termolipolisis es el aumento de la temperatura corporal superando los 36º. Las mantas se colocan en el abdomen y en ambos miembros inferiores 30 minutos por sesión.

Cuando aumenta la temperatura en el organismo se produce un aumento de la sudoración, lo que supone una pérdida calórica por evaporación de agua superficial. A nivel celular se produce un aumento del metabolismo con el consiguiente incremento de todas las funciones celulares y a nivel circulatorio produce vasodilatación y sobre el tejido adiposo causa estimulación del catabolismo.

En la piel puede producir eritema y sudación.

[arriba]

Electroestimulación

Electroestimulación

La electroestimulación es capaz de alcanzar músculos muy profundos y hacerlos trabajar con mucha intensidad pero con baja sensación, sin alterar la sensibilidad cutánea.

Actúa simultáneamente a nivel del tejido muscular, del panículo adiposo y del sistema circulatorio periférico venoso y linfático. Sobre el músculo induce una forma especial de trabajo isométrico que refuerza la acción reafirmante e incrementa el metabolismo, provocando un consumo energético del organismo quemando calorías, corrigiendo la flacidez y aumentando la tonicidad muscular. Sobre el panículo adiposo favorece la movilización de los depósitos grasos y degradación de las grasas almacenadas, produciendo reducción del contorno corporal. Sobre el sistema circulatorio favorece la reabsorción y movilización de líquidos retenidos aumentando considerablemente el drenaje linfático, resultando en una acción directa sobre la celulitis y los edemas. Este método de tratamiento es seguro y no tiene efectos indeseables. Es recomendable realizar un mínimo de 2 sesiones de 30 minutos por semana, y no menos de 12 a 16 sesiones según cada caso en particular, además es recomendable combinarla con otros métodos de tratamiento.

[arriba]

Masajes Reductores

Masajes Reductores

Es una técnica que consiste en la realización de enérgicos masajes en zonas específicas del cuerpo, donde existe acumulación de adiposidad, con el fin de estimular su eliminación. Con este masaje se logra modelar la zona del cuerpo que se desee.

El masaje ayuda a mejorar la circulación del área tratada, lo que hace que aumente el gasto energético en ese sitio.

Normalmente los masajes reductores pueden generar algunas molestias más en las áreas de celulitis o fibrosis. Pueden ser dolorosos, producir zonas de hematomas y dejar la zona sensible. No se podrán realizar en personas que tengan una infección activa en la piel, personas que estén en tratamiento anticoagulante, personas con problemas cardiacos severos, antecedentes de cáncer reciente.

[arriba]

Drenaje Linfático Manual

Drenaje Linfático Manual

El Drenaje Linfático Manual (DLM) consiste en la activación manual, mediante un masaje, de la circulación linfática por estimulación del automatismo de los vasos y ganglios linfáticos, mejorando así la evacuación del exceso de líquido intersticial.

Drenaje Linfático Manual

La linfa es un líquido claro que se filtra desde el capilar arterial al espacio intersticial. Contiene sustancias que no pueden ser transportadas por el sistema venoso como proteínas y grasas de gran tamaño, desechos metabólicos, glóbulos blancos, etc.

El sistema linfático discurre en nuestro cuerpo a modo de red, de forma paralela al sistema circulatorio, y lleva el sentido de la circulación venosa. Recoje la linfa de los tejidos y la transporta hasta los ganglios linfáticos, donde se depura y absorbe parte de su volumen. De nuevo por medio de los vasos linfáticos la linfa acaba desaguando en la unión de las venas yugular y subclavia en el cuello, donde se une a la circulación venosa, pasando a formar parte de la sangre.

Cuando sale un exceso de líquido al espacio intersticial, éste comprime los capilares linfáticos impidiendo que puedan trabajar, dando lugar a un acúmulo de líquido o edema que puede estar originado por varias causas.

Puede se por un mal funcionamiento del sistema linfático o por causas ajenas al funcionamiento correcto del sistema linfático como por ejemplo edema venoso por insuficiencia venosa, por acumulación de líquido consecuencia del atrapamiento de los vasos linfáticos por exceso de tejido adiposo, edema del embarazo, por la compresión que ejerce el feto sobre los vasos linfáticos y por la secreción durante la gestación de renina y progesterona (relajan la musculatura lisa que forma los vasos), etc.

Drenaje Linfático Manual Drenaje Linfático Manual

Mediante el DLM con nuestras manos, ejerciendo una presión muy suave sobre la piel (menos de 40 mmHg) sumado a un movimiento rítmico y lento de impulsión o transporte, se estimula la contracción rítmica del linfangión, favoreciendo que la linfa avance hasta un 40% más rápido. Del mismo modo, al estimular directamente sobre los ganglios linfáticos, se reduce el enlentecimiento que sufre el flujo de la linfa a su paso a través de ellos. Se realizan también maniobras de reabsorción del exceso de líquido y proteinas.

Es preciso señalar que el DLM no es comparable a la presoterapia, ya que ésta solo drena líquido intersticial y no proteinas. En caso de edema linfático el DLM es fundamental e insustituible por otra técnica, y debe ser acompañado de ejercicios específicos que potencien y mantengan el efecto drenante, medidas de contención del edema (vendajes) e indicaciones para un correcto cuidado de la piel.

Está contraindicado en casos de flebitis o tromboflebitis, insuficiencia cardíaca, infecciones agudas y neoplasias.

[arriba]